martes, 1 de noviembre de 2016

Leo Batic, un buen docente sabe que es en el interés del otro. Revista



Educativa El Arcón de Clio por Daniela Leiva Seisdedos
1)¿Qué le sugiere esta frase? “En aprender a pintar como los pintores del renacimiento tardé unos años; pintar como los niños me llevó toda la vida.” Pablo Picasso
L.B. Es una frase que uso constantemente en mis talleres.
Los chicos tienen una percepción del mundo muy diferente a nosotros. No encasillan, no enmarcan, no clasifican. Perciben el todo, y no lo juzgan. Somos nosotros quienes con una manera estructurada los obligamos a separar, a ver la parte, a creer que algo esta bien o mal, correcto o incorrecto.

2)Con su experiencia como dibujante le pregunto: La educación en arte debe ser un contendido transversal a todo el sistema educativo.
L.B. El arte, sea cual fuere su forma, es quizás lo más importante que se enseña en una institución educativa. Escritura, pintura, música, dibujo, historieta, mural, escultura, escenografía, son formas de expresión y como tales nos permiten tender un puente hacia el otro. ¿Qué herramienta mejor le podemos dar a nuestros hijos que la capacidad de expresarse? Además en las artes están la matemática, la física, la geografía, la historia, todas las ciencias. Nos hemos encerrado en un callejón que pareciera solo darle importancia a la productividad, a los resultados. Los chicos aprenden a responder exámenes, pero no a responder a los desafíos de la vida cotidiana. Si se enseñara cocina en la escuela, aprenderían no solo una herramienta indispensable para la vida, sino que sabrían de física y química mucho mejor que en una hoja cuadriculada. Si a la vez sembraran y/o cuidaran animales aprenderían de biología y geografía, clima y economía. Si mientras hacen esto escucharan música o la interpretaran podrían incluso ser filósofos.

3)Si fuese profesor en una escuela especializada en Arte como las que existen en nuestro país ¿En qué conceptos educativos haría usted hincapié para aprender en forma didáctica y la clase estimule la creación?
L.B. Buscaría primero, como hago en mis talleres, que se reconozcan como individuos. No se puede hablar sin conocer las palabras, no se puede expresarse si uno no sabe quién es y qué quiere decir.
Pero para poder pensarse, primero uno tiene que se libre. Es importante jugar, darse lugar, no buscar la aprobación externa sino darse el placer de generar arte.
Luego será imprescindible descubrir que el secreto está en el ojo, en lo que uno observa, en la percepción del mundo que uno tiene. Esa forma única e intransferible será el estilo, la herramienta fundamental para que sea un artista de voz única.
Más tarde vendrá el asumir de dónde venimos, quienes nos hicieron, dónde está nuestra base, nuestra raíz, y desde ahí el pensamiento de lo colectivo, de la cultura, de la pertenencia y de la creación como parte de un grupo.

4)¿Qué permite el encuentro creativo de la lectura en nuestras aulas?
L.B. Primero, sin dudas, la elección. Los chicos no eligen porque se banaliza su capacidad de juicio ante la lectura.
Un buen docente sabe que es en el interés del otro donde uno puede sembrar nuevas preguntas, nuevos temas, nuevos textos.
Mientras la lectura sea una obligación y no un juego placentero, entrará en el orden de lo que se debe y no en el orden de lo que se quiere.
Uno toma y asimila lo que le interesa. Es función del docente ampliar el campo, dar más posibilidades de elección dentro de lo que ya les gusta.
Harry Potter puede ser disparador para hablar de la represión, de la injusticia, del abandono y de la importancia de los amigos. Y de ahí se puede saltar a “Los tres mosqueteros”, a “Casa tomada de Cortazar” o a “Bestiario de Borges”. Es en el juego donde surgen las preguntas más importantes.

5. ¿Qué enseñanza quiso plasmar al escribir “Seres Mitológicos Argentinos”?
L.B. “Seres…” es mi primer trilogía, el inicio de mi camino, y qué mejor que hacerlo con todo lo que tengo: mi investigación periodística, mi escritura, la ilustración y el diseño. Todo se conjuga en esos libros para permitirme hablar de mi tema central: La adopción.
Me adoptaron a las pocas horas de nacer y desde entonces busco mi lugar de pertenencia. Los mitos que vienen del exterior a veces nos quieren hacer olvidar que acá ya teníamos los mismos conceptos, los mismos seres. Con otros nombres, con formas particulares, pero acá había dragones, hadas, sirenas y duendes mucho antes de que vinieran los españoles con sus propias palabras para catalogarlos.
Gracias Leo. Habrá otro reportaje
Perfil de Leo Batic
Vive en La Plata con su eposa Guille Moya, sus hijos Nahuel que tienen 20, Sofi 15, Brenda 11, More 16 (hija de Guille) y Abi, la adoptada por ambos tiene 21. En 1997 co-fundó el estudio Duendes del Sur, con Walter Carzon y Pablo Zamboni. Escribió historietas para la revista Looney Tunes (USA).
Es autor de más de veinte libros entre los que se encuentra la saga de “Seres Mitológicos Argentinos” (Albatros) y varios libros de la colección “del mundo” de Ediciones B de los cuales se destacan “Seres fantásticos del mundo”, “Dragones del mundo” (con Diego Barletta) “Duendes del mundo” (con Pablo Zamboni) y “Princesas del mundo” (con Jimena Arroyo).
Su nueva colección “Vínculos” ya tiene cuatro títulos: “Monstruo” en las librerías, “Algoritmo Prohibido” en edición final, y dos más en proceso de escritura,  de editorial SALIM