viernes, 4 de agosto de 2017

5 de agosto día del Instituto de Hijas de María Auxiliadora




En la mañana del viernes 5 de agosto, se realizó la misa en honor a los 144 años de la fundación de la Congregación de las Hijas de María Auxiliadora. En la misma las hermanas realizaron su renovación de votos en acompañadas por sus alumnas, docentes y directivos del Colegio María Auxiliadora.
La Congregación fue cofundada el 5 de agosto de 1872, junto con San Juan Bosco, por la religiosa Santa María Dominga Mazzarello (1837-1881), nacida en la población italiana de Mornese. En un principio, Mazzarello se dedicó a educar y enseñar costura a las muchachas más pobres de su pueblo, consiguiendo un grupo de chicas en el que compartían sus vidas. Su denominación original fue Sociedad de las Hijas de María Inmaculada, optando por el nombre actual cuando el movimiento salesiano se extendió por Italia y por el mundo.

sábado, 1 de julio de 2017

Autismo: ¿Cómo actuar con niños con Autismo?



El siguiente reportaje es realizado a Claudia Mayo, psicopedagóga de Entre Ríos. Gracias a ella por desasnarnos en este tema.
1. ¿Cuáles son las necesidades prioritarias de un niño y adolescente con Autismo en general y en especial con Asperger?
Considero que un adolescente con Autismo, en especial con Asperger, necesita que su entorno lo haga sentir parte, adquirís sentido de pertenencia, para lograr confianza en el mundo circundante y poder desplegar con mayor seguridad las herramientas de interacción, aumentar su autoestima y evitar la mirada acusadora, de lo absurdo o desubicado que es lo que más abunda sobre estos niños antes sus reacciones.
2. ¿Qué impacto tiene el Síndrome de Autismo en la sociedad desde lo educativo?
El impacto es, por el momento, de gran incertidumbre, porque nuestro sistema educativo no está preparado, por falta de actualización y capacitación, paras hacerle frente a las condiciones actuales de los niños y jóvenes, las realidad sociales en las que se encuentran, contando el docente con nulas o escasa herramientas, principalmente sobre las discapacidades que no se ven, ya que son más difíciles de comprender y por consiguiente más difíciles de acompañar.
3.¿Cómo define usted al Trastorno de Asperger en el tratamiento en la ley de Educación en Entre Ríos y todo nuestro país a nivel legal?
El trastorno de asperger lo defino como una incapacidad de relacionarse de manera subjetiva con otros, por lo que el tratamiento debe estar dirigido no solo a enseñar cómo, sino para que, y porque las personas se relacionan.
4. ¿Cómo evoluciona el Autismo desde la tierna infancia?
Su evolución dependerá inicialmente y fundamentalmente de un diagnóstico temprano, para posteriormente ser acompañado con una terapia acorde a cada caso, acompañar a las familias, y ofrecer a ambos un espacio de seguridad y no de orden respecto a las acciones de la vida cotidiana. Porque si bien las terapias y los profesionales son de suma importancia, la clave de la evolución depende en gran medida de los padres, la familia y la escuela, donde el niño pasa la mayor parte de sus días.
5. ¿De dónde proviene este concepto asperger?
El término síndrome de Asperger fue propuesto por Lorna Wing en 1981, en honor al pediatra y psiquiatra Hans Asperger, quien fue pediatra, investigador, psiquiatra y profesor de medicina austríaco. Es conocido por sus tempranos estudios sobre desórdenes mentales, especialmente en niños, sus estudios sobre desórdenes psicológicos sólo alcanzaron reconocimiento mundial tras su muerte. Sus investigaciones surgen a raíz de las propias dificultades para hacer amigos, y se le consideró un niño solitario. Durante su infancia, Asperger parece haber presentado algunas de las características del síndrome con su nombre. Fue alguien dotado para el lenguaje, estando particularmente interesado en un poeta. Le gustaba citar sus propias palabras, y a menudo se refería a sí mismo desde una perspectiva de tercera persona.
6. Puede desarrollar Autismo o Asperger todo niño con una disposición genética?
Se realizan investigaciones para delimitar la causa. Entre las que se manejan actualmente estásn: las anomalías cerebrales, ya que con técnicas de imagen se han detectado diferencias estructurales y funcionales en regiones específicas del cerebro de niños afectados por este síndrome. También parece haber un componente hereditario en el síndrome de Asperger, y las investigaciones indican que en algunos casos este síndrome se puede asociar a otros trastornos mentales.
7. ¿Cómo mejoran los niños que tienen Autismo?
Depende de cada uno de los niños. No todos presentan la misma disposición, los mismos rasgos conductuales aunque la base sea estable. Por lo que dependerá en cada caso de la experiencia vivida, en la familia, el acompañamiento profesional y su propia disposición.Las habilidades sociales son las más afectadas por este síndrome. Las personas con TEA, presentan un déficit específico en la habilidad de representarse los estados mentales en sí mismos y de los otros y entender y predecir conductas en función de dichos estados. Sus estados mentales se circunscriben a lo observable en el contexto concreto, físico.
8.¿Cuáles son las habilidades afectadas por este síndrome?
Los niños manifiestan dificultades para entender las reglas no escritas del juego social, porque no manejan las reglas tácitas del juego, por lo que prefieren jugar con los adultos, para ellos personas más interesantes, más sabias y, sobre todo, más tolerantes con respecto a sus dificultades sociales.autismo-6-728
9.¿Cuántos niños sufren TDAH en Argentina?
Desconozco actualmente el porcentaje, pero tengo certeza que han aumentado considerablemente, ya que suele mal diagnosticarse el mismo, adjudicándose a niños revoltosos, con energía extrema, intereses diferentes a lo que solemos los adultos estar acostumbrados.
10.¿Cuál es la diferencia entre el TDAH, Asperger y el Autismo?
El Trastorno de Déficit Atencional e Hiperactividad, focaliza sus limitaciones sobre dos funciones principales que son la atención sostenida y el control del cuerpo. Autismo como Asperger la alteración se encuentra en la interacción social, comparten los patrones comportamentales, actividades restringidas y estereotipadas. Y se diferencian el desarrollo cognitivo, el cual los niños con Asperger no presenta retraso alguno; y en el lenguajes, el cual en el Autista se encuentra alterada la comunicación.

domingo, 25 de junio de 2017

Aprendizaje cooperativo y Educación Artística en Secundaria Básica


En la actualidad todos los profesores de Educación Artística intentamos motivar ( y aquí me incluyo) a los alumnos al aprendizaje llevado a cabo en grupo, pero a pesar de las iniciativas profesionales que poseemos hay cuestiones ligadas al trayecto educativo que los alumnos transitan a los largo de su experiencia en la Escuela, que los incita al aprendizaje individual y aislado. Acostumbrados a sus manuales de clase, los textos, redacciones personales, la distribución en el aula (todos sentados al frente y sin hablar con el compañero), entre otros, dificultan la apertura del trabajo basado en la cooperación al área de artística. Hablo de artística incluyendo Teatro, Música,  Danza y Plástica. Aquí voy a detenerme a pensar en la Plástica o las Artes Visuales, ya que me ocupo de ésta tanto en primaria como en secundaria.
Hay una cuestión novedosa y es que los alumnos llegan a la Secundaria Básica, un tanto “adiestrados” para no pensar en grupo. Las reflexiones, comunicaciones y decisiones no se dan en grupo, quizás porque no se debía hablar mucho de ello en la primaria ya que desorganizaba y generaba bullicio. De esta forma, la maestra no podía controlarlos y resultaba caótica la práctica bajo esas riendas. Pero, la cuestión debe cambiar, y el propósito del cambio se debe dar pura y exclusivamente bajo la tutela del docente a cargo y el acompañamiento Institucional. Qué importante es intercambiar ideas, proyectar, programar y qué importante es ser un docente estratégico (de estrategias hablo en una nota anterior), para poder conducir a los alumnos a fortalecer el potencial de la comunicación y la cooperación.
Observo a mis alumnos de Secundaria en Ed. Artística y entiendo que los desmotiva planear un proyecto sobre algún contenido propuesto. Están acostumbrados a no proyectar, sólo a seguir los lineamientos de ideas ya pautadas por el profesor. Los alumnos no analizan posibles estrategias y oportunidades de trabajo. Una vez que vuelco el contenido, propongo que ellos proyecten una idea la cual no están solos, sino que se los voy a acompañar e intentar motivar a que reflexionen todos los factores para llevar a cabo la actividad. Parece lejana la idea de que ellos cooperen en grupo y decidan, pero lleva su tiempo armar la propuesta y su desarrollo. Los docentes deben tener en cuenta ser pacientes y darle tiempo al alumnado para que ellos se posiciones y decidan, “(…)cualquier arranque tiene sus inconvenientes. En los comienzos suele haber silencios. A muchos no les gusta ese primer silencio.”(Percia, Marcelo: 2000, pág. 72) Por lo general a la primer impronta de innovar en una actividad, los alumnos que conformar el grupo educativo, suelen  poner un stop ante el imprevisto, y someten a la incertidumbre del qué va a pasar ahora contrapuesto a la actividad. Pero el trabajo y propósito docente son participar como una tutor del proyecto de caracter clave y reflexivo.
He trabajado en un proyecto muy interesante con alumnos de 3er año de Secundaria Básica, donde el contenido fue la tridiminsión. Les expliqué al grupo qué significaba un objeto tridimensional, la diferencia entre una escultura de bulto y un relieve, y de allí propuse materiales que les fascinó que fue el alambre, el yeso, la tela de algodón, madera, clavos y martillo. Una vez propuesto los materiales se les indica un alto aproximado de escultura y la base de madera, una medida apropiada para luego ser presentada en los pasillos de la Institución en forma de muestra plástica. Todo era “armonioso” para ellos, hasta aquí respondían a los estímulos hasta que sucedió lo menos pensando. Al comienzo de la actividad, todos debían traer los materiales, pero para ello anteriormente,  les pedí que se dividan las tareas, quién iba a conseguir qué para el día de la actividad. Allí evalué los distintos grupos que se habían conformado y llegué a vivenciar la falta de interés de algunos participantes ( imposibilitando que el resto del grupo trabaje ya que no ha cumplido con su material) y el interés supremo de otros participantes. Pero, como mencioné en las líneas  anteriores, sucedió algo que no esperaban, que sean ellos los directores del proyecto y decisiones. Debían trabajar en grupo, administrarse y utilizar todos los recursos posibles. Debían cooperar en grupo. A primera impronta sus rostros decían: ¿Qué?(algo que esperaba), y de allí partió todo este cambio de maneras de hacer las cosas.
Algunos lectores pueden decir ahora: Pero si los alumnos históricamente hacen trabajos grupales, ¿En qué difiere esta forma de hacer la actividad de los grupos que todos conocemos? La diferencia es que aquí se trabaja la cooperación y para ello la actividad  fue dispuesta de la siguiente manera:
  1. Pautar consideraciones iniciales con respecto a los propósitos de la actividad. Organizar el cumplimiento de los materiales de manera grupal
  2. Dividir los roles entre los alumnos. Alguno tiene mejor destreza en el dibujo y podría realizar el boceto de la escultura, otro quizás son mejores en el aspecto motriz para doblar y plegar el alambre, otro puede utilizar el martillo y los clavos mientras otro alumno sostiene, otros son mejores para trabajar el yeso y las telas. De aquí que los roles debía ser dispuestos por los alumnos, ellos  proponerse para el trabajo cooperativo.
  3. La presencia del docente participando en cada grupo, sentarse a charlar sobre la propuesta, ver las posibilidades materiales, aúlicas y consensuar un proyecto de escultura de bulto que los identifique y sientan cómodo. Entender que cooperando desde cada perspectiva se puede lograr trabajar aceptando las diferencias y similitudes del otro. El alumno debe ver al otro como un cooperador y no como una competencia que puede descalificarlo o superarlo competitivamente. El trabajo en cooperación se evalúa en el total de las participaciones durante el proceso y los posibles resultados.
  4. Mantener el interés clase a clase, sin olvidar las consideraciones pautadas al inicio.
Es importante generar en el estudio de las  Artes espacios de cooperación, no siempre se trabaja de manera grupal con el lema de la cooperación y es importante que los alumnos desde muy pequeños sepan llevar a cabo ideas y que no todo debe ser pensado con anterioridad para que ellos simplemente resuelvan un final estipulado, menos en las Artes donde su creatividad son el condimento para que afloren trabajos enriquecedores . Estamos formando ciudadanos los cuales deben socializar y permanecer dentro de grupos , su voz y sus ideas deben ser consagrados de manera adecuada. Su actividad interpersonal debe ser potenciada en la escuela desde la más temprana edad. La cooperación genera sentido de pertenencia y un interés especial ante las actividades. Ya que educar con la presencia socializadora pretende  inscribir individuos en la sociedad. “La educación no prepara una determinada configuración social sino que la sociedad se hace presente en cada acto educativo”. Los docentes no podemos ignorar que estandarizar  conductas no favorece a la inclusión, los alumnos educados para la cooperación lograrán mostrar sus destrezas para el vínculo solidario y al aprendizaje con significado social.

Bibliografía consultada:
  • Percia, Marcelo. “Tutoría y Coordinación de Grupos de Aprendizaje” Universidad  Nacional de Quilmes, Bernal, Argentina. Año 2000
  • Puigrrós, Adriana y Marengo, Roberto. “Pedagogía” Universidad Nacional de Quilmes, Bernal, Argentia. Año 2012
    Acerca de Victoria Larrosa 4 Articles
    Lic. en Educación con mención en organización y conducción de Instituciones Escolares. Profesora de Artes Visuales. Profesora en Primario, Secundario, Experiencia en Terciario.
  •  

viernes, 2 de junio de 2017

La Colecta Anual de Cáritas

La Colecta Anual es una acción pastoral que Cáritas Argentina realiza cada segundo domingo del mes de junio en todo el país. y constituye una de la principales fuentes de ingreso para el sostenimiento de los distintos programas y proyectos durante todo el año.
Decimos acción pastoral porque cada campaña no se limita a pedir colaboración, sino que tiene por finalidad también ayudar a crear y fomentar la conciencia solidaria en toda la sociedad.
Las campañas de la Colecta Anual quieren comunicar algunas de las acciones que realiza Cáritas gracias al generoso aporte económico de todos, a través de imágenes e historias de vida contadas en primera persona por sus protagonistas.
Esos rostros e historias son destinatarios reales del esfuerzo de todos y nos cuentan las posibilidades que se les han abierto gracias a los programas sostenidos por la Colecta.
Es también una acción pastoral por el hecho que las comunidades de todo el país se movilizan, se organizan y salen a las calles con un mensaje de solidaridad y esperanza. En muchos lugares la Colecta es vivida con la alegría de una verdadera fiesta, que nos recuerda que la generosidad es también una forma de practicar la justicia.

Para más información sobre la Colecta Anual de 2017 [clic aquí]

sábado, 27 de mayo de 2017

Salta. Escuela Hospitalaria 7215



 

Revista Educativa El Arcón de Clio 
Entre tantas preguntas, quiero finalizar con dos respuestas. Una de ellas, me la dio el director del instituto, cuando le pregunté: ¿si la sensibilidad me supera y si no me aguanto? Él se sonrío, observó mis nervios al hablar y sere- namente me dijo: “cuando esto deje de sensibilizarte, signifi- cará que este trabajo ya no es para vos”.
Hace dos semanas leímos con Pablo “La rayuela que no jugué”. De la lectura, participó además su mamá que relató lo que sabía sobre la última dictadura militar argenti- na. Segunda respuesta: cuando los papeles empiezan a que- marse, algo está funcionado demasiado bien. Profesora Agostina Arias.


Crónica de una docente…a la que se le quemaron los papeles.
Este texto es enviado por la Escuela Hospitalaria y Domiciliaria Nº7215 Nivel Secundario – Provincia de Salta.
La travesía
Ser docente domiciliario y hospitalario es ser el docente de la pregunta. Como muchos de los profesores de la Escuela Domiciliara y Hospitalaria, me considero una profesora de Lengua y Literatura que tiene más in- terrogantes que respuestas. Recuerdo mi primera clase: miércoles, ocho treinta de la mañana, primer módulo.
Con una compañera, nos dirigimos al domicilio de uno de los alumnos, Pablo, que hacía unos meses que había ingresado a la institución. A las ocho menos cuarto, nos encontramos en la parada del colectivo que nos lleva- ría y que, efectivamente, lo hizo pero después de muchos minutos de espera y de ver pasar el corredor por comple- to lleno de pasajeros. Al llegar al barrio en la zona sur de la Ciudad de Salta donde se encontraba la casa en la que se alojaba el alumno, caminamos un buen tiempo miran- do numeraciones, nombres de calles, esquivando perros, observando detalles que pudieran servir como señales de nuestro destino. “Perderse la primera vez (como dicen los profesores con más camino en la modalidad) es la clási- ca”.
Se queman los papeles
Mi travesía como docente domiciliaria, sin em- bargo, había comenzando dos días antes cuando me acer- qué a la sede, busqué el legajo de Pablo y noté que este alumno no tenía un diagnóstico definitivo. Como suele decirse, “se me quemaron los papeles”, desde ese momen- to, desde el inicio. Preparando la clase, pensé en una ac- tividad para conocernos, eso que los docentes llamamos, tomando del término del discurso médico, “diagnóstico”. Decidí plantearle una lectura de un microrrelato, “La rayuela que no jugué”, iniciar una conversación sobre los juegos en los que hemos participado de chicos y elaborar una “rayuela que sí jugué”.
Me pareció que este texto me permitiría trabajar con comprensión lectora, construcción de sentidos y, ade- más, daba lugar a actividades más bien lúdicas para las próximas clases. Sin embargo, pronto las dudas comenza- ron. Cualquier profesor de Lengua y Literatura sabe que una de las tareas más difíciles en el proceso de planifica- ción y elaboración de las clases es la selección de textos ya que implica pensar en los criterios con los que elegi- mos los materiales, los intereses de nuestros alumnos y la riqueza de los textos para enseñar. Si elegir un texto siempre es difícil, en mi primera experiencia como docen- te de la modalidad la dificultad estaba muy por encima de otras situaciones.
Las clases fueron pasando, este era mi alumno. Descubrí que no le gustaba mucho hablar, que siempre pre- fiere estar callado y que su virtud es decir lo justo en el mo- mento indicado y que definitivamente no tenía tanto que ver con su accidente, más allá de la afección facial. Con el tiem- po, Pablo fue conociéndome. La mayoría de las veces en si- lencio, pero me da lugar a hacerle preguntas, a llamarle la atención y a hacerle chistes a lo que él suele responderme con una sonrisa sincera. También descubrí que a Pablo le gustaba el fútbol, que en su escuela había hecho muchas travesuras, que disfrutaba de ver tele y que con actividades como mirar videos la pasábamos mucho mejor.
¿Por qué recuerdo mis clases con Pablo?, los desa- fíos a los que me enfrente con este alumno fueron muchos desde el principio. ¿Qué hacer cuando tu alumno, tu único alumno, no puede o no desea comunicarse con vos? , lo pri- mero que intenté hacer es buscar respuestas, comprender qué llevaba a Pablo a adoptar esa actitud: su estado de sa- lud, su accidente. Esa fue mi primera respuesta, así como antes de elegir un texto lo fue “que no asocie con la muerte”. Hoy, los desafíos e interrogaciones crecieron. No obstante, las preguntas en mi clase de lengua hoy están relacionadas con cómo lograr que Pablo adquiera seguridad para comuni- carse en contexto como la escuela, cómo preparar una clase en que pudiera expresarse como deseara, qué estrategias utilizar.
Preguntas de una profesora domiciliaria
La docencia por sí misma es el trabajo de la pregun- ta: ¿qué contenidos enseño?, ¿qué estrategias utilizo?, ¿cómo enfrento a mi grupo clase?, ¿cómo hago para que mis clases tengan sentido?… Si esto es así, ser profesor en la escuela hospitalaria y domiciliaria, entiendo, implica convertirse en un gran auto observador del rol docente.
¿Qué tengo que hacer, qué tengo que enseñar?, ¿y si esto no es para mí?, ¿tiene sentido enseñar a jóvenes que están en situación de enfermedad? Ser docente de esta mo- dalidad, es ser el maestro de la pregunta. Cada encuentro con nuestros alumnos es entregarse a un mar de cuestiona- mientos.
Estamos obligados a repensar nuestro rol como pro- fesores, a mirar con una lupa nuestras representaciones y los objetivos de las clases. Como todo docente, corremos ries- gos y, en nuestro caso particular, uno de los principales es el del rótulo: traumatismo de cráneo, pérdida de masa encefá- lica, oncológico, enfermo. Muchos fuimos los que más de una vez antes de saber el nombre, preguntamos “qué enferme- dad tiene”. Quizás es el temor a lo desconocido, ese miedo al que tenemos que enfrentarnos en cada clase cuando ni si- quiera conocemos el barrio en el que viven nuestros estu- diantes. Tenemos el desafío de avanzar sobre esta mirada, sin olvidar que nuestros alumnos están en una situación distinta, pero que, al mismo tiempo, quien está en frente es un joven que quiere jugar, divertirse, que le gusta la música, que se enamora, que se enoja.
Respuestas


martes, 2 de mayo de 2017

Pensando en términos de Bullying-Disciplina-Límites



 
Pensando en términos de Bullying-Disciplina-Límites  2 Mayo, 2017 Ana María Sanchez 0  Un grupo de aprendizaje es una oportunidad para dar paso a la experiencia de la palabra; una palabra expresada y escuchada entre pares y/o semejantes, que se reconocen atravesando problemáticas comunes. Pensar en conjeturas sobre las diferentes formas de violencia que habita la sociedad y las prácticas escolares, supone tener una relación con “el quiebre de la palabra”.  Al decir de M. Percia (2000) que el comprender y atender las violencias cotidianas presume experiencias de una palabra: lastimada, rota y golpeada;  el autor se interroga ¿cómo se cura la palabra?…entonces se piensa (continuando con la metáfora) en impartir un “tratamiento” de la palabra: “la palabra se cura hablando”; para recuperar el poder de pensar; ya que no se resuelve su cura con más violencia.  “Tener palabras es pensar lo que nos pasa”. M. Percia (2000)  Violencias verbales, gestuales, adjetivaciones, y físicas habitan desde siempre en la sociedad y espacios escolares. Como docentes conocemos, escuchamos y vemos a diario todo tipo de violencias, pero lo que hoy es catalogado como Bullying, en otros tiempos escolares, era catalogado como “indisciplina”.  Me detengo aquí a pensar no solo lo que acontece entre pares, sino también entre colegas o en el vínculo docente/alumnos; para no quedar solo en la mirada de una interrelación entre niños/as o adolescentes. En educación todos los actores tienen la  responsabilidad del cuidado de la palabra.  Y…para que este cuidado se visibilice, estimo que la relevancia radica entre diferenciar: infancia, adolescencia y adultez, si como bien lo expresa M. Narodowski (2016) esta asimetría no marca los límites que la contienen, faltarían entonces adultos responsables de dicho cuidado; a fin de mediar ante cualquier etiquetamiento, ofensa, insulto, u otro tipo de situación que violente a otro.  En su libro “Un mundo sin adultos” M. Narodowski invita a reflexionar sobre lo que otrora era considerado como falta de disciplina y hoy se denomina Bullying, sus múltiples definiciones científicas y de los medios de comunicación; sin duda nos lleva a pensar en una taxonomía sobre dicho término. Me ha llevado a revisar mi propia biografía escolar, donde prosperaban lo que llamábamos “cargadas” “hostigamiento” “discriminación” o “insultos” de parte de nuestros compañeros/as de clase; pero que siempre “existía” un “adulto” que ponía fin a cada situación; marcaba el límite roto por la palabra y se trabajaba el valor de la empatía.  Luego de repensar la propia experiencia escolar, profundicé  en el recuerdo de cada observación áulica de la cátedra Espacio de la Práctica docente, en escuelas públicas y privadas.  Y ….upsss tanto profundicé que recordé algunas situaciones en N. Primario y  N. Secundario…donde estas cargadas, etiquetamientos o descalificaciones dentro del aula hacia otro/a niño/a eran en algunos casos invisibilizados por los docentes a cargo de los mismos. He visto docentes (nadie me lo contó): que sí marcaban los límites del cuidado de la palabra, parando la clase para “enseñar” a sus alumnos la importancia del respeto de la palabra hacia un compañero/a; como también he presenciado situaciones donde se hace oídos sordos continuando con la “transmisión de contenidos”. Adultos presentes y adultos ausentes ante lo tradicionalmente llamado falta de disciplina y hoy denominado “Bullying”, en casi todos los espacios sociales y principalmente en la escuela.  “Un orden en el que la figura adulto garantizaba que nada quedaba librado al azar o a la contingencia de conflictos, sino a la voluntad racional del adulto a cargo determinaba en cada caso de conflicto o de violencia lo justo y necesario.” M. Narodowski (2016)  El autor se pregunta y me pregunto también “¿Se podría afirmar por lo tanto que el bullying no existe?¿Se podría concluir que la mayoría de las situaciones así identificadas no son realmente bullying?”.  Se evidencia entonces una sutil retirada de la figura adulta que ordena, guía, orienta y marca límites o barreras que no deberían cruzarse; es entonces donde niños/as y adolescentes manifiestan el desconsuelo de sentirse desprotegidos e indefensos ante otros pares, temiendo hasta por su integridad emocional y física.  Al decir de M. Narodowski este retiro deviene en la antesala de un  despoblado de adultos responsables que ordenen y garanticen el cuidado de la subjetividad infantil. Pero también hace referencia a la extensión de este término a no solo un grupo de pares, sino también a docentes bullis, en ámbitos laborales o fuera de la institución escolar (M. Narodowski 2016).  Podríamos ampliar la terminología que caracteriza a las situaciones nombradas en: Mobbing laboral, etiquetas, bullyng y otras que amplían lo que en definitiva encierra la descalificación de un otro, que es violentado y no encuentra un adulto o un conjunto de adultos que marquen la asimetría que nombra el autor. Claro que en el tema laboral, sea en ámbitos educativos u otros campos sociales esa asimetría está marcada por la jerarquía, y lo peor es que sucede entre adultos.  ¿Cómo enseñar a nuestros hijos y alumnos que esto no está bien, cuando entre adultos sucede? ¿No sería el ejemplo un componente válido para el aprendizaje?  Parafraseando a Weis R. (2007).  Podríamos afirmar que todo tiempo dedicado a temas relacionados con el cuidado del y por el otro, nunca es tiempo malgastado; ya que también forma parte de un aprendizaje-enseñanza que tiene mayor posibilidad de superación, en el marco de las relaciones de cuidado. Inclusive cuando el docente se sale del guion de temas de estudio, para atender estas situaciones; el resultado devendrá en una mayor seguridad afectiva y desarrollo social del alumno/a.  “Es de importancia que la escuela se convierta en un “espacio seguro” para la expresión de sentimientos del alumno, es decir, un espacio que asegure que su expresión no será bloqueada por medio de reacciones que pongan en ridículo, silencien o juzguen por su contenido a quien los manifieste. Solo de este modo podrá crearse un clima de aceptación que permita que el alumno ponga en conocimiento de otros-maestros o compañeros- los problemas que lo afectan.” Weis R. (2007). 






Repensar la escuela implica mejorar la calidad educativa, redibujar la figura del adulto responsable y su autoridad, atender y configurar la intersubjetividad de cada grupo de niños/as-jóvenes, es tarea de todos los actores del Sistema Educativo.  Y de la familia: recobrar la figura del adulto que oriente, eduque y contenga, marcando con afecto los límites que imprimen lo apropiado de lo inapropiado.  Les recomiendo la lectura del libro de M. Narodowsky, es una invitación a pensar qué rol estamos cumpliendo como adultos frente a la figura infantil y adolescente.  Buen comienzo de año lectivo!!           Bibliografía  Mariano Narodowski – “Un mundo sin adultos”-Familia, escuela y medios frente a la desaparición de la autoridad de los mayores-Bs As Debate-2016.  Fuente imagen: https://www.guiainfantil.com/  Weis Raúl– Programa de formación ética: desarrollo de una cultura del cuidado”-Edic. Novedades Educativas-2007  Marcelo Percia– Tutoría y Coordinación de Grupos de Aprendizaje”UNQ-2000.    3 Ana María Sanchez     Acerca de Ana María Sanchez 10 Articles Profesora Artes Visuales, Licenciada en Educación UNQ- Posgrado en Educación y Tecnología FLACSO- Posgrado en Gestión Educativa FLACSO- En curso Maestría en Educación UNQ- En la actualidad: profesora generalista de cátedras: Fundamento de la Educación I- Didáctica de las Artes I- Práctica docente II y III año profesorado de Artes Visuales. Profesora de Arte en Secundario Superior - 6ª Años- Ntra. Sra. de Luján-LDZ Contacto: Sitio web Google+ Artículos relacionados Ivan Petrella, que nuestros chicos tengan la mejor educación posible La planificación didáctica. Planificación en equipo Las matemáticas aquí. Daniela Parada Se el primero en comentar Deja un Comentario  Conectado como Daniela Leiva Seisdedos. ¿Quieres salir?  Comentario  Seguir en Facebook Julio Cobos: educación, el único camino  por Daniela Leiva Seisdedos en Educ + Acción 0     1) Qué profesor o profesores marcaron su vida escolar desde lo positivo? Lo puede ejemplificar. ¿Ellos le ayudaron a encontrar su vocación por querer ayudar a que tengamos un mejor futuro? J.C La mayoría de [...]